¡Por supuesto! Las metas ayudan en el proceso de invertir. Pero si no tienes claro para qué hacerlo, puedes invertir para “fines generales” al plazo que te parezca razonable.

¿Encontró su respuesta?